DESTACADO

Esclavitud moderna: nuestra declaración

La esclavitud en nuestros tiempos toma diferentes e inquietantes formas. Entre las más comunes está el tráfico de personas, los trabajos forzados, la retención de individuos en contra de su voluntad o bajo amenaza de violencia y explotación infantil. Todas estas tristes realidades tienen algo en común: implican una actividad forzosa de una persona sobre otra con ánimo de obtener algún beneficio personal o comercial.

¿Cuál es la situación actual?

La esclavitud moderna está ampliamente extendida y es una lacra que afecta a muchos países del mundo, Reino Unido entre ellos.

El grupo Lush está comprometido a ayudar, en la medida de lo posible, en la lucha contra esta práctica.

Nuestro negocio gira en torno a las personas y solo trabajamos con aquellas que comparten nuestras fuertes convicciones. En Lush, para combatir cualquier tipo de esclavitud moderna, seguimos una serie de medidas que compartimos con vosotros en este texto y que podéis leer más abajo. Queremos llevar un seguimiento estrecho de lo que hacen nuestros proveedores para asegurarnos de que todos los procesos están alineados con nuestros principios y nuestra manera de funcionar.

Nuestra estructura

El grupo Lush es un fabricante y vendedor de cosmética a nivel mundial (bombas de baño, gelatinas de ducha, hidratantes… ya sabes). Como marca, Lush opera en 49 países en los que tiene más de 20.000 empleados

Nuestro negocio

Lush cubre también la obtención de ingredientes. Esto incluye su cultivo, la fabricación de productos cosméticos y la distribución de estos productos en los puntos de venta. Por supuesto, también vendemos online.

Nuestra cadena de proveedores

Si hay una palabra para describir nuestra cadena de distribución es “considerable”, ya que incluye proveedores de todo el mundo:

  • Reino Unido

  • Brasil

  • China

  • Egipto

  • Francia

  • India

  • Indonesia

  • Italia

  • Marruecos

  • España

  • Túnez

  • Turquía

  • Uganda

  • Estados Unidos

Esta lista, además, crece a medida que descubrimos y conocemos nuevos proveedores éticos.

Políticas sobre la esclavitud y el tráfico de personas

Cuando estás disfrutando entre burbujas de un agradable baño o usando tu producto favorito, lo último que deberías preguntarte es: ¿estaré, de alguna forma, apoyando la esclavitud? Nuestra política contra la esclavitud está integrada en toda la cadena de distribución.

Las infracciones a esta política no se toman a la ligera. Si no somos capaces de trabajar con proveedores que compartan nuestra preocupación sobre este tema, romperemos la relación con ellos.

Proceso de diligencia debida para la esclavitud y el tráfico de personas

Para luchar de forma eficva contra la esclavitud moderna y la trata de seres humanos,llevamos a cabo las siguientes medidas para vigilar nuestra cadena de suministro:

  • Nuestros proveedores deben rellenar un cuestionario detallado para asegurarnos de que respetan los derechos de sus empleados.

  • Nos gusta trabajar con los proveedores y productores de forma directa. Las relaciones a distancia son complicadas, por eso, siempre que podemos visitamos los campos y las plantas de tratamiento para fomentar relaciones estrechas y de larga duración. Esto nos permite garantizar que el ambiente de trabajo es bueno, entre otros muchos beneficios.

  • Cuando se trata de ingredientes que tienen un alto riesgo, como el cacao, lo mejor es hacer inspecciones independientes para asegurar los más altos niveles de diligencia debida. En el caso del cacao, además de nuestras propias comprobaciones, solo usamos este ingrediente en caso de que tenga el certificado de “comercio justo”, lo que significa que un organismo certificador ha auditado la cadena de distribución

  • Aquellas personas que tengan información sobre alguna práctica preocupante de nuestra empresa o alguna actuación que vaya en contra de nuestras políticas pueden escribir a la siguiente dirección de correo electrónico:[email protected].uk. Los detalles de nuestros informantes quedarán protegidos, así como su anonimato.


Para ofrecer todavía más confianza sobre el seguimiento de estas políticas, estamos buscando a un/a responsable de cumplimiento que trabaje de forma estrecha con el equipo de compras.

La persona que cumpla la función de responsable de cumplimiento garantizará que nuestros proveedores creen en un trato justo a sus empleados. Para averiguarlo investigarán el riesgo que hay de que se produzca algún caso de esclavitud moderna en nuestra cadena de distribución.

Formación

En Lush hay muchos trabajadores y todos ellos deben conocer los riesgos que supone la esclavitud moderna y el tráfico de personas. La formación para concienciar sobre esta lacra debe ser más intensa para aquellos que están más cerca de la cadena de distribución.

Por eso, los miembros de nuestro equipo de compras reciben el curso Ethical Buying Initiative course (curso sobre iniciativa de comercio ético). Gracias a esta experiencia serán más capaces de identificar posibles señales de que algo no funciona bien o podrán comprobar si todo se ajusta a los estándares establecidos.

En la actualidad hay un programa interno que tiene como objetivo educar al personal de Lush en los riesgos de la esclavitud moderna y el tráfico de personas, que también incluye formación específica para aquellos que están involucrados en la cadena de distribución

La eficacia de la lucha contra la esclavitud y el tráfico de personas

En Lush utilizamos Indicadores clave de rendimiento (KPIs, por sus siglas en inglés) para medir la eficacia de la lucha contra la esclavitud y el tráfico de personas en nuestro negocio y cadena de distribución. El KPI más importante en este momento es la formación de todo el equipo de compras y aquellos que ocupan los puestos principales de la empresa. Nuestro objetivo es que este seguimiento se intensifique una vez se incorpore el responsable de cumplimiento.

Hacia dónde nos dirigimos

Después de revisar todas las medidas que hemos llevado a cabo este año para combatir la esclavitud moderna y el tráfico de personas en nuestra cadena de distribución, hemos decidido tomar las siguientes medidas:

  • Designar a un/a responsable de cumplimiento que supervise la norma Modern Slavery Act (aprobada por Reino Unido en 2015), que establece medidas de tipo preventivo y punitivo para evitar toda forma de esclavitud moderna.

  • Llevar a cabo una revisión anual del cuestionario de compradores para poner de relieve cualquier riesgo en nuestra cadena de distribución.

  • Publicar un reglamento ético, directamente relacionado con la norma Modern Slavery Act, para que sea firmado por nuestros proveedores como una declaración de compromiso.

La esclavitud moderna es un problema difícil de erradicar pero en Lush pondremos todo nuestro empeño en seguir revisando nuestras políticas, evolucionando y luchando por acabar con esta lacra.


Comentarios (0)
0 Comentarios