DESTACADO

Un perfume para Deirdre

Después de encontrar la valentía de contar la historia del fallecimiento de sus padres cuando solo era una niña, Nuala Davies sentía que necesitaba más. La creación de un perfume, con la ayuda del perfumista Simon Constantine, fue la mejor opción para embotellar sus recuerdos y el amor por su madre. Davies cuenta la historia con sus propias palabras...

Mis padres murieron cuando yo tenía 11 años, en un periodo de seis meses.

La pérdida se queda flotando en el aire, como una nube densa y oscura. Solo con el paso del tiempo puedes empezar a ver el azul del cielo, pero no es tan sencillo como levantarse un día y haber lidiado con ello. Los años pasaron, 14 en concreto, y ahora vivo en un mundo donde he estado más tiempo sin mis padres que con ellos.

Durante mucho tiempo he guardado mi experiencia bajo llave, pero siempre he creído en el poder de las historias. Me gusta pensar que al compartir se crea una conexión que nos permite sentirnos parte de algo más grande que nuestros propios miedos.

No sé por qué sentía que no estaba preparada para compartir esta historia, pero ahora creo que es el momento justo.

Durante cerca de un año he estado en contacto con el equipo Lush Audio Team, encargados de hacer diferentes programas en formato podcast, para grabar con ellos mi experiencia. Pensándolo bien, no sé si realmente ha sido mi ritmo frenético de trabajo o que no era lo suficientemente fuerte cómo para contar la historia. La sola idea de hablar de lo que había pasado me paralizaba porque lo convertiría en real.

A pesar de las dudas, el 25 de enero de 2018 me puse de pie en un restaurante lleno de gente y hablé sobre la pérdida de mi madre.  

Grabé este programa de la serie Quay Words Podcast, junto al productor Charlie Moores, con la esperanza de inspirar a otras personas que hubieran pasado por lo mismo que yo. También pensé que me serviría como terapia. En un momento, todas esas palabras habían salido de mi boca y todo el mundo sabía lo que me había pasado.

Me sentí aliviada. La gente ya lo sabía, había compartido mi experiencia, que quizá podría inspirar a otras personas. Pero algo no iba bien. Después de compartir mi historia me sentí expuesta… y vacía. La verdad, no era algo que hubiera previsto y no sabía qué hacer.

He trabajado como creativa freelance durante bastantes años y lo considero mi refugio en momentos de desánimo e inquietud. Esta distracción me permite concentrarme en algo para mantener algún tipo de disciplina en mi mente caótica. Por eso, decidí hacer lo que mejor sé hacer y crear algo. Así que me puse en contacto con Simon Constantine, el perfumista principal de Lush.

Tuve la oportunidad de sumergirme en el mundo de los productos cuando trabajé para Lush en la tienda de Belfast (Irlanda), durante tres años y medio. Los perfumes siempre ocuparon un lugar especial, ya que nuestros aromas destacaban por encima de cualquier otro en las avenidas principales. Los perfumes de Lush son fuertes y están cargados de aceites esenciales que evocan emociones y cuentan historias, por eso pensé que la mejor manera de contar la mía era con un perfume hecho a la medida del recuerdo de mi madre.

Cuando hablé con Simon me di cuenta de que el proceso no iba a ser fácil. Todo lo contrario, sería una de las cosas más difíciles que había hecho nunca. Íbamos a tener que rebuscar en los recuerdos. Era hora de abrir cajas llenas de vasos, tarjetas, frascos de perfume viejos, restos de maquillaje, es decir, los últimos recuerdos de mis padres, que había improvisado para llevar conmigo.

Siempre he tenido el miedo de que el recuerdo de mis padres sea la visión de una niña ingenua, en vez de la realiadd. Me paraliza la idea de no poder recordar cómo eran. Quizás la razón sea que he bloqueado su recuerdo -es demasiado doloroso cargar con la pérdida- o simplemente porque era todavía muy pequeña. Todo lo que sé es que deseo con todas mis ganas recordar lo máximo posible.

Los restos del perfume de mi madre reposan al fondo de un frasco barato y yo sabía que Simon podía ayudarme a unir todos estos retales de mi vida para convertirlos en algo tangible, que yo pudiera oler y tener siempre cerca.

Llegó el día, el 20 de abril de 2018. Simon me pidió que nos reuniéramos en su laboratorio a las 10 de la mañana. Estaba entusiasmada, pero también podía sentir un miedo terrible que me sacudía, suplicándome que pensase bien dónde me estaba metiendo. ¿Me desmoronaría?

No hay palabras para describir la experiencia de trabajar con Simon en el laboratorio del número 29 de la calle High Street, donde nació la primera tienda de Lush en Poole (Inglaterra). Desde el momento en que entré, pude sentir una atmósfera acogedora y un lugar seguro donde compartir mis experiencias.

A perfume for Deirdre

Empezamos escuchando la música favorita de mi madre. Los Beatles. Leonard Cohen. Viejos clásicos.... después abrimos una caja que estaba llena hasta arriba de las cosas que había rescatado a lo largo de los años. Simon hizo preguntas. Yo contesté. Desde lo más profundo de mí, comenzó a brotar información que yo no sabía que recordaba de mi madre.

Aspiramos el aroma de sus perfumes, miramos sus fotos de niña. Su reloj roto, sus gafas de leer sin patillas... y me sentí inspirada por el recuerdo de una mujer que había tenido tanto que ver en lo que soy hoy y con quien, al mismo tiempo, tengo tan poca conexión.

Simon se puso manos a la obra. A partir de los recuerdos de los que hablé, comenzó a mezclar aceites esenciales en un intento de evocar el pasado. Mientras trabajaba me preguntó sobre olores que me recordaban a mi madre. Tabaco. Regaliz. Gin Tonics. caramelos. Pachuli. Yo revisé mi archivador de recuerdos para ver qué podía recuperar.

Llegó el momento. Después de 15 años, finalmente había tenido el valor de abrirme y aquí estaba, algo físico delante de mí. Deirdre, un perfume que pretendía embotellar el recuerdo de una mujer que lo significaba todo para una niña.

No tengo palabras para describir cómo me sentí. Abrumada. Eufórica. inspirada. Ese momento lo aunó todo. Sé por qué, pero no sé cómo. No sé si alguna vez volverá a suceder en mi vida, pero en el instante en que aspiré el aroma del perfume, mil recuerdos inundaron mi mente y sentí que mi madre estaba allí, a mi lado, cogiéndome la mano.

Los perfumes tienen mucho poder.

Puedes escuchar la historia de Nuala aquí.

Nuala Davies es creadora de contenidos y productora de audio para Lush, además de actriz independiente, música, artista de cabaret y poetisa. Antes vivía en Belfast (Irlanda) y trabajaba como vendedora en Lush, su nuevo puesto la ha llevado a trasladarse a Inglaterra, donde trabaja entre la localidad costera de Poole y la capital británica.

 

Comentarios (0)
0 Comentarios