DESTACADO

Un calendario de adviento que no es solo para Navidad

El reto consistía en hacer un calendario de adviento sin todo el packaging innecesario y los diseñadores lo superaron con creces: utilizando materiales reciclados, llenándolo de productos exclusivos y haciendo una caja tan bonita que la quisieras conservar siempre.

Imagina esta escena. Es el uno de diciembre y comienza la cuenta atrás para la llegada de Navidad con el calendario de adviento que tanto habías deseado. Quitas el lazo con prisa para descubrir qué hay dentro de este cofre del tesoro. Enseguida percibes un olor muy familiar: huele a Navidad Lush. Te cuesta contener la emoción (normal) pensando en todas las sorpresas que te esperan, ¡por no hablar de la caja reutilizable!

Doble o nada, este regalo pone el listón muy alto: solo se han hecho 500 unidades, cada una a mano, numerando las cajas con la emblemática fuente de Lush. No solo te asombrará descubrir las 24 maravillas que atesora en su interior, también vas a alucinar con cada detalle de su atrevido packaging.

Los diseñadores de regalos no son fanáticos de las medias tintas: cuando se ponen, se ponen. Por eso, en el momento de diseñar el calendario de adviento de Lush se aseguraron de crear una caja que llegara para quedarse, no solo por Navidad.

“Hace tiempo que queríamos crear un calendario de adviento Lush, pero siempre pensábamos que el exceso de packaging necesario no era justificable en términos de impacto ambiental", dice Emma Caswell, del equipo de diseño de regalos. 

Pero tanto los clientes como el staff lo han estado pidiendo, y el equipo de regalos quería estar a la altura. Eso sí, sin dejar montones de envases por el camino.

"Si íbamos a crear un calendario de adviento tenía que ser lo más reutilizable posible para que se pudiera usar una y otra vez durante todo el año y se convirtiera en algo que el cliente quisiera tener a la vista", dice Emma.

Los remolinos brillantes y las ondulaciones imposibles de colores vibrantes, que decoran cada panel, se aseguran de que cada vez que mires la caja, sea como si la estuvieras viendo por primera vez. No solo los aromas que liberan los cajones son hipnóticos, también los llamativos estampados tienen mucho que decir.

Esta es una caja que querrás conservar. Los estampados vintage que inspiraron su diseño, típico de la época Art Decó, son del diseñador francés E. A. Seguy. Emma jugó con la idea de contrastar distintos patrones de trabajo. Usando el color y la forma, el equipo de regalos trabajó para crear una colección de llamativos estampados. 

"Esta selección de diseños trabaja mano a mano en los paneles individuales y junta convierte al calendario de adviento en una singular pieza que es también muy lujosa”, explica Emma.

Pero la parte difícil aún no había terminado. Después de imprimir el diseño y prepararlo para su laminación, todavía quedaba el pequeño detalle de la construcción de la caja. Montar un calendario de adviento con tres cajones, 24 compartimentos separados y luego decorar cada panel con el diseño escogido, no es una tarea sencilla. 

Noel Greenwood, director general de la empresa especializada en packaging hecho a mano, habla de algunas de las dificultades que enfrentó el equipo para hacer el calendario de adviento, formado por unos 14 pares de manos:  

"Aunque ninguno de los procesos utilizados en la fabricación de esta caja es único, la combinación de todos ellos sí lo es. Nunca antes habíamos hecho una caja de este tamaño con tres cajones y puertas cerradas".

Asegurar que los cajones funcionen correctamente y que las puertas se cierren sin problema, son solo algunos de los detalles que hay que tener en cuenta. Pero Noel confiaba en que, con un experimentado equipo fabricantes de cajas, estaría preparado para el desafío.

"El principal problema técnico radica en la construcción interna. Esta caja tiene muchos compartimentos. No es raro que intentemos algo nuevo. Siempre estamos dispuestos a intentar algo diferente", añade.

Las cajas viajan luego hasta la fábrica Lush donde se llenan a mano de productos exclusivos de cuerpo, baño y maquillaje -entre otros muchos-. Una vez que termine la cuenta atrás y llegue la Navidad es el momento de reutilizar esta caja única en su especie una y otra vez, durante muchos años.

 

Como usar (y reutilizar) el Calendario de Adviento Lush

Comentario (1)
1 comentario

sthefanysmap_453866

hace 1 mes ago

Que super idea me gusta mucho