DESTACADO

La brecha de género en internet

Internet es el centro de todo, y todo lo que pasa en el mundo físico se acaba reflejando también en la esfera digital. Muchas veces el acoso y la violencia en la red de redes se multiplica por culpa del anonimato. Las organizaciones trabajan ahora para acabar con la brecha digital de género, que afecta a las mujeres y a los géneros marginados.

Las organizaciones Internet Sans Frontières (Internet sin Fronteras) y Feminism in India (Feminismo en India) trabajan para conseguir la igualdad digital donde aún no existe. Internet es un espacio al que se puede acceder desde casi cualquier punto del planeta, por eso los avances digitales pueden tener un impacto también en el mundo físico.

¿Quién ha dejado fuera a las mujeres?

Hace tiempo, la vida no giraba en torno a internet y, a falta de Google, había que consultar dudas en una enciclopedia. Ahora wikipedia nos ahorra el tedio de mirar letra por letra, y con el dedo índice, lo que andamos buscando. Todo lo que necesitas saber está a unas cuantas teclas de distancia: fácil y rápido. Sin embargo, una investigación apunta a que la famosa enciclopedia libre de internet podría tener un problema con la representación de género.

El diario The New York Times encendió el debate sobre la falta de equidad en este espacio de internet. Una conversación que se hizo tan viral, dentro y fuera de las redes, que la propia directora ejecutiva de Wikipedia, Sue Gardner, se vio obliagada a contestar en su blog personal, donde escribió un artículo titulado: 9 razones por las que las mujeres no editan la Wikipedia (en sus propias palabras). El problema no es nuevo, a lo largo de la historia ha sucedido lo mismo con las enciclopedias de papel: ellos se han encargado de escribir y ellas han quedado fuera de la historia, la cultura, el arte y la ciencia.

Según la Wikimedia Foundation Survey, que se encarga de recoger información mediante encuestas, solo un 10% de los editores de Wikipedia son mujeres, y hay quien denuncia que las publicaciones tienen un sesgo de género. En el propio sitio colaborativo hay una entrada que discute este tema.

Feminism in India, una organización y portal digital feminista, denuncia que en la India el número se reduce al 3% del total, el porcentaje más bajo del mundo, según los datos de la última encuesta editor survey.

La fundadora de la asociación, Japleen Pasricha, explica que la escasa representación de la mujer influye de forma decisiva en el contenido de Wikipedia. Por ejemplo en deportes, una categoría donde hay muchas más entradas que se refieren a hombres que a mujeres. No solo la representación del género femenino está en peligro, también la calidad de lo que se escribe. Las informaciones que tienen que ver con los hombres siempre son textos mucho más elaborados.

La falta de equidad en el contenido hace que un grupo de mujeres de la organización se reúna en lo que se conoce como una editatona o, lo que es lo mismo, un maratón en el que editan, crean y mejoran artículos de la enciclopedia libre. Las autoras suelen escoger un tema de actualidad, como hicieron cuando se celebró el día del Orgullo LGBTIQ+ en todo el mundo.

“Escribir sobre este tema forma parte de un objetivo mucho mayor, el de representar a las mujeres indias, al feminismo indio y al movimiento feminista del país en internet", afirma Japleen.

Wikipedia edit-athon

En la mayoría de casos, los participantes son principiantes y los workshops les ofrecen una oportunidad de desarrollar habilidades de edición e investigación, para que puedan seguir creando mucho después de que acaben estas sesiones.

En cuanto al sesgo de género, Wikipedia es solo el comienzo, la punta del iceberg. No solo hay una diferencia abismal en esta enciclopedia, la hay también en el vasto y ancho mundo de internet.

Los hombres también son bienvenidos a estas sesiones, pero solo como soporte de las editoras.

Wikipedia está haciendo sus propios esfuerzos por frenar la desigualdad en las publicaciones de sus páginas, sobre todo con el "Proyecto de reducción de brecha de género". Además de crear más contenido sobre mujeres relevantes, también se esfuerzan por componer los textos con perspectivas de género, para evitar lenguaje sexista. El número de editoras es tan bajo que la mayoría de entradas las redactan hombres.

La Fundación Wikimedia, una organización de la enciclopedia libre sin ánimo de lucro, afirmó haber tomado medidas importantes para atajar las lagunas de contenido y las diferencias en los grupos de editores. El año pasado, invirtió casi 300,000 dólares en mejorar la diversidad de género.

"Para capturar la diversidad de experiencias del mundo, incluidas las de identidad de género, necesitamos escuchar voces también diversas en los proyectos de Wikimedia", defendió la organización.

De estos esfuerzos nacieron proyectos como la campaña Art+Feminism y Wikiproject Women in Red, que han conseguido avances significativos en la creación de contenido igualitario. La asociación reconoce, eso sí, que el camino que queda por recorrer es largo.

Mitigation harassment (Mitigación del acoso) es un grupo clave para Wikimedia, que ha convertido la lucha contra el acoso en una prioridad.

La directora de Feminism in India señaló que el acoso es una de las principales razones por las que las mujeres no escriben en Wikipedia: “Siempre hay muchos problemas con las páginas, las acaban borrando o no las validan. Existen agresiones y mucho sexismo, esto también se refleja en la vida media de una escritora de Wikipedia. ¿Cuánto tiempo aguantarías este tipo de comportamiento?”

Acabar con la violencia en internet

Además de luchar por la creación de contenido igualitario, Feminism in India ha publicado un informe de cyberbulling, analizando la violencia en redes sociales contra las mujeres y las minorías en la India.

Este estudio desvela los graves abusos que se producen online. En la encuesta, un 50% afirmó haberlos sufrido, de ese total un 36% de ellos no tomó ninguna medida.

Este tipo de violencia se repite en todos los países del mundo. En Australia, una encuesta de 2016 reveló que la mitad de los encuestados habían sufrido abusos en la red. Si hablamos de mujeres menores de 30 años, el número asciende a un 76%.

El año pasado, la ministra india para el desarrollo de la mujer y el niño, Maneka Gandhi, se pronunció contra este tipo de abuso hacia las mujeres, afirmando que hay que tratarlo igual que la violencia en el mundo físico. Por eso, puso en marcha un portal de prevención de delitos cibernéticos contra mujeres y niños, donde se puede denunciar este tipo de acoso online.

El informe de Feminism in India describe los ataques contra varias mujeres indias que ocupan posiciones destacadas. La periodista Sagarika Ghose recibió amenazas de violación y los acosadores llegaron a publicar detalles del nombre y la escuela de su hija. Cuando todo esto sucedió, Ghose no quería que su pequeña utilizara el transporte público. El miedo digital pasó a tener un impacto real en su día a día. Como muchas mujeres de la encuesta, ha decidido dejar de compartir sus opiniones en internet.

Japleen Pasricha, la investigadora que está detrás del informe, defiende que el acoso y los abusos en internet son tan comunes como la violencia contra las mujeres en el mundo físico, y que la esfera digital es un reflejo de la realidad que existe offline.

Internet es un espacio público, tanto como lo es la calle, por eso es importante que las mujeres se apropien de ambos lugares: "Si estás online y allí afuera, eso hace que otras mujeres se sientan seguras estando allí también. Es la misma lógica que estar en la calle por la noche: si veo más mujeres, me sentiré más segura en ese espacio".

La lucha contra la violencia es, según la organización, una cuestión de cambio de mentalidad en todos los países, no solo en la India: "Solo hay una forma de cambiar este tipo de cosas. La gente tiene que ver a las mujeres como seres humanos”.

Según el informe, el 28% de las personas que sufrieron algún tipo de acoso en internet redujeron su presencia online. Feminism in India anima a las personas que sufren acoso a permanecer en la red, pero también a que sean libres y puedan tomar sus propias decisiones.

"Tenemos que dejar de forzar a las mujeres a actuar como diosas que tienen que ser valientes todo el rato", defiende Japleen.

La organización reclama a las redes sociales mejores vías para denunciar la violencia en sus plataformas, facilitando así los informes sobre acoso. También piden que esas quejas sean evaluadas por grupos locales, capaces de entender mejor el contexto lingüístico y cultural.

Además, piden que se refuercen las leyes en internet para crear un entorno donde las personas se sientan seguras y donde los internautas puedan denunciar los delitos con libertad.

Las mujeres de todo el mundo, desde políticas a editoras, se preparan para abordar el problema de la brecha de género online.

El diario The Guardian investigó los comentarios de su web y descubrió que las periodistas recibían más comentarios abusivos que sus colegas hombres. En el informe publicado para denunciar este acoso, el tabloide británico pedía la participación ciudadana para combatir la violencia digital.

También en el Reino Unido, un grupo de parlamentarias ha lanzado una campaña contra el abuso en la red de redes. Está inspirada en las marchas Reclaim the Night, que reclaman que las calles sean un espacio seguro para las mujeres, y se llama Reclaim the internet.

La red de microblogging Twitter ha agregado una nueva herramienta que permite a los usuarios tener más control sobre los comentarios que ven. Ahora la gente podrá silenciar a los usuarios que no los sigan o que tengan una cuenta nueva. Esto es un paso hacia la protección de las personas en internet, pero el abuso en el espacio digital seguirá existiendo.

Camerún conectado

Puede que internet se haya convertido en el centro de todo, pero en muchos países conectarse a la red sigue siendo un auténtico lujo. Por suerte, hay organizaciones que defienden los derechos digitales de los países desfavorecidos.

Internet Sans Frontières (Internet Sin Fronteras), trabaja para superar los obstáculos a la libertad online, buscando formas de que internet sea abierto y accesible para todos.

Julie Owono, directora ejecutiva del grupo, explica que todavía es muy caro conectarse en la parte sur del mundo, sobre todo en África. El problema es aún peor para las mujeres: "Es básicamente una extensión de las desigualdades que observamos en el mundo real, donde ellas son más propensas a ser vulnerables a la pobreza”.

Camerún es uno de los países donde la brecha digital de género incide con más fuerza, un problema que no entra dentro de la lista de prioridades de los políticos. Por eso, la organización trabaja para conquistar más derechos digitales de la mujer.

La alfabetización digital y la asequibilidad son las dos barreras principales para las mujeres en Camerún, según Internet Sans Frontières, que espera poder sortear el primer obstáculo gracias a la formación. El resto depende de los operadores de internet.

"Lo primero que hacemos para abordar el problema es ofrecer datos sobre la brecha digital, porque siempre es más fácil encontrar soluciones cuando se conoce el alcance del problema", defiende Owono.

Y con las cifras en la mano, es evidente que el asunto es serio. Camerún tiene una calificación general del 20% en relación a los derechos de las mujeres en internet. Si observamos la seguridad en línea, el contenido relevante, las habilidades digitales y la educación, el porcentaje cae aún más.

El informe muestra, de nuevo, que el acoso en internet es frecuente. Una de cada cinco camerunesas afirmó haberlo sufrido. La organización advierte que la violencia solo acabará si el gobierno pone las medidas legales necesarias, creando políticas que penalicen la violencia de género.

También recomiendan que se dé prioridad a la educación digital en las aulas y comunidades, y que se realicen mejoras en el acceso y la disponibilidad.

El mundo digital podría ofrecer nuevas oportunidades a estas mujeres, algunas muy involucradas en negocios informales, que podrían llevar a la red. Quizás así conquistarían también derechos laborales y se convertirían en una fuerza decisiva para cambiar la economía de Camerún.

Los datos de Internet Sans Frontières servirán para instar al gobierno de Camerún a tomar medidas.

Comentarios (0)
0 Comentarios