DESTACADO

Si los envases fueran de oro

Si los envases estuvieran hechos de oro nos costaría mucho más deshacernos de ellos, y tirarlos a la basura sería del todo impensable. Por supuesto, no incluirían capas y capas de embalaje, ¡el oro es caro! No se desperdiciaría ni un bote: cada pieza se reutilizaría y reciclaría. Ese es, precisamente, el objetivo de nuestro Green Hub, el centro de reciclaje de Lush, donde cada trozo de plástico tiene el mismo valor que el oro.

“Nuestra principal meta es cerrar el Green Hub, es decir, llegar al punto en el que Lush no use envases o que aquellos que utilice sean completamente reutilizables", explica Giles Verdon, gurú del reciclaje.

Todavía estamos lejos de darle valor al plástico, como demuestran los datos de La Oficina Europea de Estadística (Eurostat), que apuntan que el reciclaje de plástico en España se sitúa en el 44% y, con respecto al total de residuos, no llegamos a la media europea del 45%, reciclando el 33,3% únicamente.

Por eso existe el Green Hub, para convertir cada trozo de basura en oro de 24 quilates: tapas de botellas, vitrinas, muebles de tienda… ¡todo! Los clientes desempeñan un papel fundamental en estos esfuerzos de reciclaje interno cada vez que devuelven un bote negro a las tiendas. Desde allí, se mandan de vuelta a nuestro Green Hub para volver otra vez a las tiendas, una vez se han creado los nuevos botes. Todos los artículos de plástico están hechos a partir de materiales postconsumo 100% reciclados, lo que permite ahorrar el equivalente a 426 toneladas de dióxido de carbono, 507 toneladas de plástico virgen y 5265 barriles de petróleo, cada año.

En las instalaciones de reciclaje hay una máquina que tritura los botes, para convertirlos en piezas diminutas de plástico, que después se procesan de forma externa para obtener gránulos todavía más pequeños. Finalmente, estas bolitas se mezclan con otros plásticos reciclados para dar forma a nuevos botes negros. Este proceso de reformulación asegura que los botes quedan limpios y perfectos para volver a ser utilizados, así existen menos posibilidades de que el material se debilite.

Solo en un año el Green Hub procesa 35.000 kg de botes negros, el equivalente a 13,1 millón de botes de 10 ml. Sin embargo, esa cifra solo representa 1 de cada 8 botes que los clientes se llevan a casa, lo que significa que ese importante número podría aumentar mucho más.

La fórmula es muy sencilla: cuantos más botes devuelvas a las tiendas, menos cantidad de plástico reciclado habrá que comprar. Esta es la mejor forma de darle valor al plástico o, como nos gusta llamarlo en Lush: el toque Midas. Además, si traes cinco botes negros de vuelta a tu tienda más cercana, te regalamos una mascarilla fresca.

Y el reciclaje no acaba ahí, las bolsas de las tiendas de Lush también están hechas a partir de papel postconsumo 100% reciclado, ahorrando un total de 522 toneladas de dióxido de carbono cada año. Solo en 2016, las fábricas reciclaron más de 363 toneladas de cartón, compostaron 401 toneladas de desperdicios orgánicos y reciclaron 216 toneladas de plástico. Y es que, en Lush, el plástico es oro.

Comentario (1)
1 comentario

Atención al cliente de Lush

hace 1 mes ago

Personal

Sobre la campaña Back To Lush, en la que por cada 5 botes vacíos te regalamos la mascarilla fresca de tu elección, puedes entregarlos en cualquier tienda Lush del mundo o, si compras online, mandarnos cualquiera de nuestros botes negros (menos los de muestras y body spray), botes de tónicos y sprays capilares, envases de Grease Lightning y Enchanted Eyes, los tubos negros de bálsamos labiales con color y los botes transparentes de gelatinas de ducha, mascarilla de gelatina y de polvos dentífricos (no de pastillas dentífricas), a la siguiente dirección:

Lush Tienda Digital
c/ Mesonero Romanos nº2
28013 Madrid

Adjunta en el paquete un papel con tu nombre y email para que te avisemos cuando nos lleguen los botes, y entonces te contaremos el sistema para que en tu siguiente pedido te adjuntemos la mascarilla fresca que prefieras!