DESTACADO

Rowena, un largo camino (sin plásticos) por recorrer

Rowena Bird, cofundadora de Lush y amante del maquillaje de toda la vida, se ha cansado de ver cómo la industria satura el mercado de plástico. Descubre la historia de cómo encontró su doble pasión: proteger al planeta y producir toda una gama de maquillaje con beneficios que va mucho más allá de conseguir un look impecable.

 

Hemos llevado la recogida de basura al siguiente nivel. "Una, dos, tres, ¡tirad!" Esas fueron las únicas palabras que fui capaz de pronunciar mientras tres amigos y yo intentábamos arrastrar un barco abandonado en el mar hasta la orilla. Solo unos días antes había conseguido, por pura determinación, sacarlo del agua yo misma. Pero después me encontré con que alguien lo había empujado de nuevo al mar.

Hace unos años que por fin se cumplió mi sueño de la infancia de vivir junto a la playa, y yo me moría por empezar a disfrutar de los paseos al atardecer, los picnics junto al mar y las preciosas vistas. Lo cierto es que la realidad acabó siendo otra porque lo único que encontraba eran restos de barbacoas, cubos y rastrillos, y colillas enterradas en la arena.

La irresponsabilidad de la gente me enfurece. Recuerdo un día cuando era niña que tiré al suelo el envoltorio de un caramelo y mi madre me regañó tanto que no lo volví a hacer nunca más. Ahora que soy adulta, hago lo que puedo siempre que tengo la oportunidad: rechazando las bolsas de plástico, comprando verduras sin empaquetar o tomando café para llevar solo cuando tengo mi taza reutilizable.

Sin embargo, no todo el mundo está igual de entusiasmado con el tema y la basura que veo todos los días en la playa da buena cuenta de ello. Pero recientemente, me he dado cuenta de que pasar por delante de la basura de otra persona y no hacer nada es igual de malo. Ya lo dijo la actriz Lily Tomlin: "Siempre me pregunté por qué alguien no haría algo al respecto. Entonces me di cuenta de que ese alguien también era yo".

Empecé a llevar una bolsa en el bolsillo y a recoger basura cada vez que iba a la playa. Ahora voy armada con una pinza para recoger basura, uno de mis regalos de cumpleaños favoritos.

"Para mi 60 cumpleaños voy a recoger una tonelada de basura", le dije a mi hermano con una sonrisa triunfante. Él sabía, cosa que yo no, cuánto era realmente una tonelada.

"¿Por qué no intentas que la gente se involucre en internet?", sugirió. 

Lo primero que hice fue hablar con el equipo del Green Hub, nuestro centro de reciclaje de Lush, y les gustó la idea tanto como a mí. De hecho, tal era el entusiasmo que decidimos recoger 60 toneladas en vez de una. 

He compartido el reto y el hashtag en instagram con mis seguidores y estoy animando a la gente a pesar toda la basura que encuentre para que podamos llevar el recuento. Al coleccionar pequeños juguetes y baratijas en mi caja del tesoro de la playa, encuentro momentos de alegría en lo que podría parecer algo abrumador. El mayor triunfo que hemos conseguido desde que empezó el reto ha sido sacar cinco coches del mar en Croacia. ¡Eso son cinco toneladas! Es increíble pensar que la gente sigue motivada y continúa recogiendo basura. Puede que incluso algunos comiencen sus propios retos. 

Mi camino para desnudar el maquillaje comenzó cuando me propuse conseguir un verdadero cambio. Uno a gran escala. Algo que pudiera provocar un cambio en las industrias y en la mentalidad de los individuos. Siempre me ha encantado el maquillaje, no sé por qué, pero me encanta. Ya de niña me fascinaban las visitas a las tiendas Woolworths, donde buscaba sombras de colores atrevidos.

Cuando me harté de que la industria del maquillaje se hubiera saturado de plásticos, empecé a pensar en cómo podíamos hacer las cosas distintas en Lush. Quería explorar cómo desafiar al mercado, sin dejar de inventar maquillaje innovador y creativo.

Nuestro maquillaje ha cambiado con los años. En los tiempos de Cosmetics to Go, la empresa que precedió a Lush, yo quería hacer packaging que la gente quisiera conservar. Después, para crear la gama de B Never Too Busy To Be Beautiful, una filial de Lush, me inspiré en los días en que jugaba frente al tocador de mi tía. Utilizábamos muchos envases. Pensábamos en cómo tratar a las personas de forma ética, pero podríamos decir que no nos estábamos enfocando en el medioambiente.

Me gustaría pensar que nuestros clientes de B todavía conservan los bonitos envases y pinceles de las sombras de ojos. Yo quería que fuesen objetos preciados que poder guardar.

Hoy en día hemos creado toda una gama de maquillaje desnudo. Cada envase se analiza a conciencia: ¿es reutilizable? ¿es reciclable? ¿es totalmente necesario? Todos están pensados al milímetro, son únicos y están hechos a medida, por eso sigo teniendo la esperanza de que los clientes no quieran deshacerse de ellos. 

Los tubos de pintalabios reutilizables son obra de una empresa francesa que los fabricaba en los años 50. La tecnología ha avanzado tanto desde entonces que tuvimos que convencerles para que aceptasen el proyecto. También el envase de las sombras de ojos, hecho en Tagua (Ecuador), es de gran valor. De verdad creo que el tiempo y la dedicación que hay detrás de cada pieza, además de las historias, las convierte en atemporales.

No quiero decir que todo el plástico sea malo, cuando se usa para las endoprótesis cardiacas, salva vidas. Pero nunca entenderé por qué se está utilizando de forma tan excesiva, cuando no es necesario. Los gobiernos, las empresas y las personas tienen que entender que hemos cruzado la línea.

Tanya Steele, directora ejecutiva de Wild World Foundation (WWF), dijo algo que me dejo helada: “Somos la primera generación que sabe que está destrozando el planeta y la última que puede hacer algo al respecto”.

Es la responsabilidad de todos. Si queremos ver un cambio real y minimizar el impacto de la contaminación, tenemos que empezar a consumir menos plástico, y yo espero que nuestros clientes se apunten a la revolución naked. 

Si quieres empezar por tu tocador, echa un ojo a nuestra gama de maquillaje libre de plásticos, aquí.

#Lushmakeup

Rowena Bird

#plasticgrab

 

Comentarios (0)
0 Comentarios