Envío gratis a partir de 50€ | Más info

DESTACADO

¿Quién compra los envoltorios de Navidad?

La Navidad está a la vuelta de la esquina y cada vez hay menos tiempo para comprar el regalo perfecto, y mira que te has devanado los sesos. Ya sabes, visitas al centro y búsquedas interminables en internet. Para cuando lo has encontrado todavía hay que envolver: papeles, lazos, tijeras y cinta adhesiva se convierten en parte de la decoración de casa. Por suerte, tienes más opciones.

Desde que se crean hasta que alguien los descubre debajo del árbol, los regalos de Lush tienen muchas historias que contar. Envueltos en papeles sostenibles, éticos y hechos a partir de materiales reciclados, se convertirán en una opción que no te querrás perder.

Marianella Willshire y Nick Kendall son expertos en comprar los envoltorios de los regalos. Cada temporada se aseguran de que tú única preocupación sea decidir la sorpresa que te gusta más. "Poder tratar con tanta gente es la mejor parte del trabajo. Todos aportamos algo al proyecto", dice Marianella, mientras se toma una taza de té.

Para llegar hasta donde están ahora, cada uno siguió un camino muy distinto. Nick fue pasando de un puesto a otro dentro de Lush, mientras que Marianella, que trabajaba en artes gráficas, tuvo claro que quería seguir creciendo en una empresa con la que compartiera valores. Los dos han demostrado que trabajando juntos son implacables, haciendo una labor que suele pasar desapercibida.

Encontrar a las personas adecuadas con las que trabajar no es tarea fácil, mucho menos cuando se trata de escoger envoltorios sostenibles, que cumplan con los principios éticos de Lush, considerando los derechos humanos, el impacto medioambiental y la protección animal. Por eso, siempre están buscando nuevos negocios con los que trabajar. “Vamos a ferias, pero es complicado porque los materiales suelen estar hechos de plástico, así que acabamos hablando solo con uno o dos proveedores nuevos”, dice Nick, que además añade: “Nuestra responsabilidad es ser éticos y regenerativos. Lo ideal es trabajar con gente de forma local, porque las cosas se entregan antes y la huella de carbono se reduce, pero si hay un producto que merece la pena, también trabajamos con proveedores de otras partes del mundo. Los Knot Wraps son un buen ejemplo, como el algodón crece en la India, lo más probable es que encontremos a nuestros proveedores allí".

Nick y Marianella trabajan duro para mantener la estrecha relación que tienen con sus proveedores, empresas familiares y pequeños comercios en su mayoría. Siempre es más sencillo trabajar con firmas que tienen la misma estructura que Lush, bien sea un negocio de lazos en Congleton o unos fabricantes de campanas en Nuremberg. Las reuniones siempre se convierten en algo parecido a un encuentro familiar, donde todos ríen y bromean, mientras eligen el mejor lazo o hablan sobre un nuevo proveedor creativo.

Además de ventajas, trabajar con empresas pequeñas también conlleva una gran responsabilidad, tal y como explica Nick: “Intentamos no suponer más del 15% de una firma, en términos de compras, porque si dejamos de hacer negocios con la empresa les puede afectar demasiado. A veces es inevitable, pero normalmente hacemos todo lo que podemos por repartir el trabajo y no suponer una parte tan grande”.

Nick y Marianella se encargan también del diseño, desde el principio hasta el final. “Tenemos la suerte de forma parte de todo el proceso. Cuando los equipos creativos viajan para inspirarse nosotros también vamos y vemos qué les llama la atención sobre un material concreto. Trabajamos todos juntos en la colección, aportando nuestro conocimiento sobre los materiales que tienen mayor y menor impacto ambiental”.

Y, aunque su trabajo es exigente, la recompensa merece la pena: desde los viajes de inspiración hasta las personas con las que trabajan, cada paso del proceso es motivador. "Terminar una colección es una sensación increíble. Ya en febrero empezamos a pensar en ideas para Navidad, así que cuando al final terminas una gama, y la ves en las tiendas, es una sensación increíble", concluye Nick.

Marianella está de acuerdo: “No te imaginas cuantos elementos y personas distintas han participado en los regalos que ves en las tiendas. Desde el lazo que los envuelve hasta la colocación de los productos. Si un cliente pudiera ver la historia completa que hay detrás de cada caja se sorprendería muchísimo”.

Ya se sabe, en esto de la creatividad, cuantos más mejor. Echa un ojo a la gama completa de Navidad.

 

Comentarios (0)
0 Comentarios