DESTACADO

Nuestra postura con respecto al comercio justo

Comercio justo: qué significa y cómo funciona en Lush

¿Qué es el comercio justo?

Cuando Lush abrió sus puertas en 1996 no se conocía quien producía o cultivaba los productos que comprabas en supermercados y tiendas de las grandes avenidas. Los consumidores, sin embargo, estaban preocupados por el trabajo infantil, la precariedad en las condiciones de trabajo y la pobreza. Como respuesta a estas preocupaciones, algunos grupos empezaron a comerciar de forma directa con ciertos productos, como el café, para que los productores pudieran recibir un precio justo y los consumidores tener la certeza de que habían tomado una buena decisión. Estos grupos se convirtieron poco a poco en un movimiento global que dio forma a la idea de “comercio justo”. Este concepto significa comerciar con conciencia, teniendo en cuenta el bienestar de pequeños grupos de productores para establecer relaciones a largo plazo y asegurar que los productores de países en vías de desarrollo pueden prosperar y competir en el mercado global.

La idea de comercio justo certifica que las condiciones de trabajo de las personas que hay detrás de los productos son las adecuadas y que el precio pagado por esos artículos es justo. Esto puede hacerse mediante el uso de precios mínimos de referencia y el abono de un plus por las materias primas. El comercio justo ayuda a crear un mercado más estable para los productores certificados. A cambio, los agricultores acuerdan invertir en sus comunidades y utilizar prácticas agrícolas ecológicas y normas de trabajo justas. Esta relación comercial no solo se basa en el pago de un precio justo, sino también en la transparencia y la responsabilidad.

Existen varios organismos de certificación a los que los productores pueden adherirse para obtener la acreditación de comercio justo. La más conocida de estas empresas es Fairtrade International (FLO, por sus siglas en inglés), que produce la 'Marca Fairtrade', la más conocida de color verde y azul.

Lush y el comercio justo

Durante los últimos 10 años, hemos desarrollado relaciones lo más directas posible con los productores, para asegurar que las condiciones de trabajo de nuestros proveedores son dignas. El comercio directo se ha convertido en la mejor vía para garantizar que muchos de nuestros ingredientes son justos. Durante los últimos 10 años, hemos desarrollado relaciones lo más directas posible con los productores, para asegurar que las condiciones de trabajo de nuestros proveedores son dignas. El comercio directo se ha convertido en la mejor vía para garantizar que muchos de nuestros ingredientes son justos.

No hay ninguna razón por la que nuestros proveedores deban recibir sueldos injustos o trabajar en condiciones precarias.

Las empresas que ofrecen servicios de auditoría y certificación son una excelente manera de demostrar a los consumidores que pueden confiar en los productos que compran. Lush utiliza muchos ingredientes que no entran en los esquemas de las empresas de certificación, por estar cultivados de forma local -en un país no cubierto por las certificadoras- o porque no se producen en masa. En la actualidad, los productos sintéticos seguros que usamos no están cubiertos por ningún esquema de comercio justo. Por eso, es nuestra responsabilidad trabajar muy de cerca con los proveedores para saber exactamente qué compramos y cómo se hizo. Hacer esto no siempre es fácil, además de requerir mucho trabajo es también un proceso continuo. La clave está en desarrollar relaciones estrechas y de confianza con los proveedores. El hecho de utilizar una etiqueta que certifica que alguien más ha comprobado la cadena de suministro de un determinado producto puede ser una herramienta útil, pero nos gusta comprobarlo personalmente. Algunos productores optan por no estar certificados: puede que no estén estructurados de la manera que requiere la compañía de certificación o que, simplemente, no quieran invertir su dinero en cuotas de certificación. La certificación externa debe ser una opción que escoja el productor y, como parte de nuestras relaciones de confianza, no obligaremos a los proveedores a certificarse.

Certificación

Los diferentes organismos de certificación establecen también diferentes umbrales para que el producto final pueda recibir la etiqueta de comercio justo, según el porcentaje de ingredientes que contiene. En algunos casos, las empresas especifican que solo los materiales de comercio justo certificados bajo sus propias normas pueden ser utilizados en productos que llevan su marca de certificación. Debido a la variedad de ingredientes, la mayoría de los productos finales no obtienen la etiqueta de comercio justo, pero nuestras listas de ingredientes muestran qué materiales están certificados. Debido a que Lush no posee la marca registrada de Fairtrade International (FLO) 'Fairtrade', sólo podemos utilizar este término en los ingredientes de los productos finales que llevan su marca. El etiquetado de comercio justo comenzó con alimentos, como el té y el cacao, y en cosmética es bastante reciente, por lo que algunos países no lo reconocen. 

Qué haremos a partir de aquí

Nuestro objetivo es cultivar las relaciones existentes y desarrollar nuevas y mejores relaciones con los proveedores de ingredientes, de modo que podamos garantizar salarios justos, sostenibilidad medioambiental y buenas condiciones de trabajo, así como evitar el trabajo infantil y el testado en animales. Con el tiempo, hemos encontrado formas de fortalecer nuestras asociaciones, asegurándonos de que los precios y las condiciones son justas. El respeto mutuo, las visitas regulares, el comercio directo y la ayuda de las empresas certificadoras ha sido clave para llegar a este punto. El compromiso de Lush por seguir fabricando productos frescos, justos y éticos no acaba aquí, siempre se puede mejorar y queda mucho trabajo por hacer: no entendemos el negocio de otra forma.

Comentarios (0)
0 Comentarios