DESTACADO

Las maravillas de la candelilla

La suavizante candelilla, que tiene una textura parecida a la de la manteca, ayuda a proteger e hidratar la piel y el pelo. Esta alternativa vegana a la cera de abeja se usa como emulsionante en cremas y lociones, añadiendo textura y consiguiendo que los ingredientes se mezclen mejor. 

 

En una región remota de México, a unas horas en coche de Monterrey, los candelilleros se afanan en recolectar el fruto de un arbusto. La candelilla (Euphorbia cerficera) crece en el desierto de Chihuahua, donde el clima es semiárido. Esta planta produce una sustancia parecida a la cera que es una excelente sustituta a la de abeja, utilizada en cosmética y en productos del pelo.

Durante muchos años esta planta se ha sobreexplotado, tanto es así que ahora los candelilleros necesitan un permiso para hacer las recolecciones. Antes de recibirlo, hay que estudiar cada área y asegurar que el proceso no afecta al medioambiente. La producción de la cera se ha reducido a una décima parte desde su pico de recolección en 1940. Además de las medidas para proteger a la candelilla, también se están llevando a cabo otras iniciativas para intentar que resurja.

Hace 100 años que se recoge la candelilla y el proceso no ha cambiado mucho desde entonces. La formación es crucial para que las nuevas generaciones de candelilleros se encarguen de la protección de la planta, un recurso imprescindible para la supervivencia de la comunidad.

Uno de los mayores problemas de las comunidades rurales de la zona es el abandono de las actividades agrícolas, al que intenta hacer frente el Instituto de la Candelilla. Esta asociación trabaja para conseguir la unidad entre académicos, negocios, el gobierno y los productores locales de candelilla. Además de intentar una mejora de las condiciones sociales, económicas y ambientales de la región, persiguen desarrollar nuevas formas de usar la candelilla y un refuerzo de los sistemas actuales.

Una norma fundamental para los candelilleros es no quitar más del 60% de la planta, así tendrá suficiente fuerza para volver a crecer. Antes, las hojas de candelilla se cortaban en vez de ser arrancadas del suelo, lo que era fatal para la planta, que no volvía a crecer y moría.

Una vez que los candelilleros han recolectado la cera cruda, que recibe el nombre de cerote, la llevan hasta la ciudad, al área de procesado. Desde allí, viaja a una fábrica cerca de Monterrey, donde se filtra y procesa un poco más para obtener la cera que compra Lush. Unos 220 kg de planta de candelilla producen alrededor de 7 kg de cera cruda, lo que demuestra la importancia de respetar las técnicas sostenibles y de reforestación.

La cera proporciona trabajo y un sueldo fijo a las personas que viven en el remoto desierto de Chihuahua. Por suerte, la candelilla no es la única fuente de ingresos de los locales, también el orégano y la lechuquilla son recursos valiosos, sobre todo durante la temporada de lluvias.

Comentarios (0)
0 Comentarios
Contenido relacionado (4)

Productos relacionados

4 artículos
Exclusivo online
Bálsamo capilar
Si tienes puntas abiertas, no tires la toalla
6,95 €
10g
Tratamiento capilar
Al rescate
18,95 €
45g
Dirty cream de fijación exclusivo online
Crema de fijación
Plántale cara a tu cabello
10,50 €
100g
Bálsamo multiusos
Un básico para todo el mundo
14,50 €
45g