DESTACADO

Las fragancias que cuentan historias

Las historias no siempre empiezan con “érase una vez” y tampoco acaban con “fueron felices y comieron perdices”, como nos han hecho creer. A veces el punto de partida es una hipnótica nota de salida y el final, un sorprendente aroma ahumado que descubre algo controvertido, formulando una pregunta, en vez de dar un respuesta. El perfumista hábil es capaz de contar un relato a través de la grosella negra y el limón de Sicilia, junto a la alquimia de tu piel. Si olvidas la parte comercial de la perfumería, con sus olores sintéticos y colonias de famosos, solo queda lo personal.

A los perfumistas Mark y Simon Constantine les inspira viajar para después ilustrar las historias de los sitios que han visitado y de la gente que han conocido. En ocasiones los relatos son duros y se convierten en perfumes complejos, pero también convincentes y atractivos. Las notas de madera quemada y gasolina pintan el retrato de la falta de vivienda en Dallas; mientras que la naranja amarga y la rosa de Damasco evocan la huida de personas refugiadas en el Líbano.

“Perfumería es equivalente a lenguaje”, explica Mark, que añade: “Se trata de relacionar palabras con olores. En el momento en que conectas una cosa con la otra, estás creando un recuerdo. Es un placer rodearse de poesía y palabras bonitas, pasa igual con los aceites y productos. La perfumería es una expresión de las cosas que nos han sucedido o de las cosas por las que sentimos apego emocional”.

Simon, perfumista e hijo de Mark, está de acuerdo: “Gorilla es para nosotros un vehículo a través del cual hacer cosas interesantes con los perfumes. Nosotros compartimos una característica familiar: somos pésimos músicos. Encontrar una forma de expresarte es difícil y parece que la perfumería ha caído en manos de grandes corporaciones que la han convertido en algo totalmente comercial. Por eso, yo pensé: ‘podemos hacerlo’. No hay nadie ahí fuera intentando hacer perfumes desde un punto de vista artístico”.

Perfumes que son retratos

Los dos perfumistas creen que un aroma es algo muy personal. Tanto es así que Simon dedicó una de sus primeras fragancias a su hija pequeña, tal y como explica: “Imogen Rose trata sobre la pureza, lo que intenté fue recrear el aroma de las rosas en los campos. Para mí, después de viajar a Bulgaria y Turquía, donde cultivan las rosas, el olor de estas flores en un supermercado o floristería nunca ha vuelto a ser el mismo. Así que quise combinar ese aroma de los campos de rosas con la sensación de tener un bebé. La piel aterciopelada y el olor a talco”. Después llegó Amelie Mae, la segunda hija de Simon, que reclamó su propio perfume y su padre creó uno para ella, hecho de frambuesas, rosas, lavanda y otras flores.

También Mark compone perfumes para retratar a las personas. En especial a su padre, que se fue de casa cuando todavía era un niño. Dear John, una mezcla compleja de tabaco, café y lima, es una oda a su idea de lo que un padre debe ser: alguien en quien confiar, reconfortante y cálido. “Me llevó un tiempo componerlo. Al principio empezó como una combinación de aceite de lima y pino, después añadí el aroma a café al despertar y, al final, se acabó convirtiendo en algo más personal. Dear John tiene un olor varonil, muy varonil, para mí es el aroma de un hombre que cuida de la gente que quiere y tiene confianza en sí mismo. De repente caí en que yo imaginaba que mi padre olería así. Y fue esta fragancia con la que empecé a considerarme perfumista”.

Años más tarde, después del encuentro entre los dos y la muerte repentina de su padre en Sudáfrica, Mark decidió volver a crear una fragancia sobre él. “Dad’s Garden Lemon Tree comenzó con la muerte de mi padre y las hojas de limonero que traje de Sudáfrica, tras su funeral, para crear un perfume. Cuando esto pasó solo lo conocía seis semanas y como no sabía expresar lo que sentía, decidí crear ese perfume. Es una elegía agridulce, que combina la intensa acidez del limón y la lima sobre la piel, pero también la dulzura”, comenta el cofundador.

Esta no es la única experiencia dolorosa que ha dado forma a un perfume de Mark. También Over and Over, que es una fragancia vibrante y entusiasta, que mezcla lima y bergamota, y refleja una amistad que se convirtió en algo amargo, como detalla: “Tiene aceite de lima, bergamota, hinojo y ciprés, que es una combinación muy potente. También cilantro porque esta persona hizo las mismas cosas una y otra vez, y fue muy aburrido, igual que el cilantro. Luego puse dos ingredientes sintéticos, que añaden un toque irónico y, por último, está el iris, que recubre el perfume de forma sutil. Y resulta que el aroma es agradable y ese es, precisamente, el problema.

amelie _mae_perfume

Ingredientes y emociones a flor de piel

Después de estar en un mercado inundado de productos sintéticos baratos, Simon impulsó Gorilla perfumes como un antídoto contra las fragancias sin personalidad y fabricadas en serie. “La competencia encaminada a reducir los precios al mínimo se traduce en que la botella de perfume que adquieres en el Duty Free del aeropuerto suele ser la parte más cara de tu compra”, explica antes de añadir: “El líquido que contiene es una combinación barata de diferentes sintéticos que intentan copiar a los olores naturales y que, en realidad, se parecen poco. Estos productos químicos son útiles con moderación, pero la necesidad del perfumista de reducir costes se acaba convirtiendo en perfumes con falta de olor y creatividad”.

En el otro extremo están Mark y Simon, que utilizan los mejores aceites esenciales para evocar reacciones primarias al olor de plantas y flores que, desde hace siglos, se usan en aromaterapia y medicina tradicional. Y, sobre todo, sin la sobredependencia de los sintéticos. Los Gorilla Perfumes no se parecen en nada a las versiones, idénticas las unas a las otras, que encuentras en las típicas tiendas de las calles principales. "Tanto a papá como a mí nos gusta utilizar ingredientes eróticos y ahumados, como el jazmín y el vetiver. Una de las cosas que más nos atrae de la perfumería es el acceso que da al subconsciente a través del uso de absolutos y aceites esenciales complejos”.

“Piensa en Orange Blossom, por ejemplo, un perfume distintivo al que Simon dio forma después de unas vacaciones por el Mediterráneo. Está hecho de nerolí, que es el árbol de la naranja amarga y también de naranja dulce”, describe Mark y continúa: “Con la naranja dulce obtienes una nota fija que es un poco áspera. Eso es lo que encuentras en este perfume, un poco de aspereza, y es algo que me gusta. Sería muy sencillo haber creado Orange Blossom con un aroma avainillado, pero no es el caso. Hemos utilizado gran cantidad de absoluto de naranja, lo que es inusual porque tiene unas notas muy características y la gente suele rebajarlo”.

Uno de los favoritos de Mark es Cocktail, una oda a la perfumería francesa, hecha a partir de ylang ylang, jazmín y rosa, que demuestra el poder de los aceites esenciales. "Con un perfume no puedes hacer nada, si el olor es muy especial te atrapa. Y, si, además, es tan genial como el de Cocktail, es muy poderoso, ¡no tienes donde ir!, comenta.

“Me encantan los perfumes naturales porque los uso para explicar el porqué la gente debe probarlos en la piel para experimentarlos de verdad. Puedo echar Cocktail a diez personas y garantizar que olerá distinto en cada una de ellas. Una chica lo utilizó y es el mejor olor que he experimentado en mi vida. Tanto que se ha quedado conmigo y todavía no lo supero”.

 

Prácticos, pero con personalidad

Eso sí, cuando se trata de vender perfumes, hay que ir más allá del amor a los materiales y a los procesos, tal y como explica Emma Dick: “si hay que añadir un perfume a un producto necesito pensar en cómo se asienta, puede que un aroma tenga notas altas cítricas, pero si van a desaparecer en el producto, hay que construir una base".

La perfumista Emma Dick trabajaba en un equipo de compras de aceites, por lo que siempre confía en su conocimiento sobre estos ingredientes, además de en sus papilas gustativas para crear los perfumes: "Cuando hice Plum Rain me comí un cesto entero de ciruelas. Me gusta pensar que soy bastante buena convirtiendo sabores en olores", afirma.

En el proceso de creación también es importante trabajar con conceptos abstractos y con opiniones. “¿Cómo sé que un perfume está terminado?”, plantea Emma, añadiendo: “Suena raro, pero cuando Mark huele algo ve la forma de ese olor. Y a mí me pasa igual, pero con los colores. Así que cuando Mark aspira un aroma dice ‘le falta algo’ o ‘necesita una base’ y yo sé, exactamente de lo que habla”.

Algo en lo que Emma está de acuerdo es en que las emociones son clave en perfumería: "Siempre que sientas cualquier cosa, da igual si es felicidad o enfado, algo bueno va a salir del proceso. El olfato es uno de los sentidos más poderosos. El aroma que percibes en el aire o en un producto crea una reacción emocional inmediata".

Simon piensa exactamente igual: “Los perfumes tienen la desconcertante capacidad de traspasar nuestras defensas emocionales y acceder a recuerdos que llevan mucho tiempo bajo llave. Si tocas el acorde correcto, puedes traer de vuelta a la memoria a alguien que ya no está o un recuerdo de infancia, perdido en algún lugar del subconsciente. En mi opinión, es un medio muy poderoso, más que cualquier otra forma de arte. A lo mejor eso es lo que nos impide seguir explorando las fragancias de forma creativa. Quizás son demasiado reales".

Solo por tiempo limitado puedes disfrutar de los tres nuevos perfumes Over and Over, Cocktail y Orange Blossom en un lanzamiento de #LushLabs exclusivo online; además del relanzamiento de otras fragancias: Assassin, Metamorphosis y Two More Hearts.

 

Comentarios (0)
0 Comentarios
Contenido relacionado (4)

Productos relacionados

4 artículos
Exclusivo
Dear John
Perfume
Nostálgico, reconfortante
35,00 €
30ml
#LushLabs
over and over lush labs perfume
Perfume
Todo lo que tomas lo tendrás que devolver
25,00 €
30ml
#LushLabs
cocktail lush labs perfume
Perfume
Completamente tuyo
35,00 €
30ml
#LushLabs
orange blossom lush labs perfume
Perfume
El Mediterráneo en flor
45,00 €
30ml