DESTACADO

Karma: una experiencia realmente transformadora

¿Cuándo fue la última vez que paraste un momento para darte un respiro? El tratamiento Spa Karma combina un masaje a cuatro manos con música y meditación para llevarte hasta otra dimensión y, una vez terminado el tratamiento, traerte de vuelta a la realidad equilibrado, calmado y fortalecido. 

Por eso, estábamos impacientes por llevar al Spa de Oxford Street a Julie Montagu, gurú del yoga, la meditación y experta en estilo de vida para que pudiese probar, en primera persona, este tratamiento único. Y aquí nos cuenta, exactamente, su opinión sobre Karma.

Como yogi confesa que soy un tratamiento spa que incluya en su nombre la palabra karma empieza a interesarme, de entrada, más que otros. Pero creedme cuando os digo que todo el mundo, yogi y no yogi, debería vivir la experiencia Karma, crea o no en el concepto. Es difícil describir con exactitud lo que sentí, pero voy a hacerlo lo mejor que pueda. Eso sí, para descubrir todos los detalles tienes que hacer una reserva para ti.

Lo primero de lo que me gustaría hablar es de la música. Normalmente, cuando acudes a cualquier tratamiento spa te encuentras con las típicas melodías repetitivas, demasiado eufóricas y con sonidos que imitan arroyos o el canto de los pájaros. Por eso, la música que acompaña a un tratamiento no es, precisamente, algo en lo que me fijaría, pero esta vez todo fue diferente.

La música del tratamiento Karma te lleva a recorrer la India en un viaje que visita el corazón del país, el ajetreo de sus bulliciosas ciudades, la paz del desierto y la magia de la jungla. Sí, las canciones son intensas, pero increíblemente buenas. Y eso es, precisamente, de lo que trata Karma, de buscar equilibrio y armonía en cualquier entorno.

Y lo mejor es que los dos masajistas (Sí, has leido bien, dos) danzan sobre el cuerpo al ritmo de la música, completamente sincronizados, para restaurar y desbloquear el flujo de energía que lo recorre. Como yogi, me encanta todo lo que tiene que ver con el reequilibrio y este tratamiento se centra en los puntos Chakra del cuerpo. Siete en concreto, que se pueden bloquear y necesitan ser restaurados de vez en cuando para que el prana - la fuerza de la vida- fluya con libertad.

Muchos días vamos de un sitio a otro, con prisa y dentro de nuestras ajetreadas vidas gastamos demasiada energía y acabamos desgastados. El tratamiento Karma te permite volver a tu rutina diaria con un sentido de la calma diferente. Y, si te pasa como a mí, sabrás lo que es no parar ni un momento. Tengo trabajos que entregar, plazos que cumplir, cuatro niños, un marido y otras muchas cosas. Y cuando me pongo mala no tiene nada de divertido porque me impide cumplir con todo lo que tengo que hacer, además de sentirme fatal físicamente. 

Lo que sentí con este tratamiento, y que no había experimentado antes (y eso que he recibido muchos en mi vida), fue una sensación renovadora. La combinación de la música con los aceites, los olores y la “danza” de los masajistas hizo que mis cinco sentidos se implicasen completamente.

Un bonus que hizo que el tratamiento me gustase más todavía fue que empezaba con un poco de meditación y creando una intención, ¡puro disfrute! Creo que todos hemos leído acerca de los beneficios de la meditación y de crear una intención al empezar el día. Pero, ¿cuantas veces lo hacemos en realidad? 

Antes de empezar el tratamiento me pidieron que meditase y crease una intención. Pero antes tenía que visualizar una luz blanca que empezaba en los pies y subía hasta el estómago, moviéndose por el cuerpo. Una vez que empecé a sentir la luz blanca y pura en mi cuerpo, pensé en la intención que, por supuesto, comparto con vosotros. Aquel día cuando me dirigía al tratamiento me sentía estresada y quemada así que lo que deseaba era estar presente en el tratamiento y pasar el resto del día de forma consciente. Ni mucho menos quería que los efectos del tratamiento se disiparan una vez abandonara el spa de Lush. Y eso es, exactamente, lo que consiguió Karma. Salí de allí sintiéndome mucho mejor de lo que me había sentido en mucho tiempo, física, mental y emocionalmente.

En pocas palabras: fue una experiencia realmente transformadora.

Prueba el tratamiento Karma en Lush Spa Madrid.

 

Texto de Julie Montagu

http://truly-julie.com/about/

Síguela en Twitter

Síguela en Facebook

Síguela en Instagram

Síguela en Pinterest

Comentarios (0)
0 Comentarios
Contenido relacionado (1)

Productos relacionados

1 artículo
Karma tratamiento spa en Madrid con masaje de cuerpo entero, inspirado en las prácticas ayurvédicas de la India, dos masajistas trabajan en armonía durante 65 minutos.
Para un momento para avanzar más deprisa
250,00 €
Tratamiento (voucher - envío SEUR)