DESTACADO

Cómo funcionan los tratamientos Lush Spa

Si tienes la suerte de haber recibido un tratamiento Lush spa sabrás que al salir te sientes como nuevo, pero ¿por qué?

Esa es una cuestión que los masajistas deben responder a diario, el problema es que es muy difícil hacerlo en una sola frase. El vídeo del experimento Lush spa muestra el impacto que tiene un tratamiento en el cuerpo y en la mente. Pero, ¿qué significan en realidad todos esos datos? Cuatro expertos en psicología de los sentidos y neuropsicología explican cómo influyen en el cerebro (y en el humor) los cinco sentidos, dando una respuesta definitiva a por qué un tratamiento Lush es mucho más que un simple masaje.

Una experiencia multisensorial

Entrar en un spa de Lush es como entrar en un mundo de calma, donde no existe el ruido, ni el ajetreo de la ciudad. En un momento, te transportas a una cocina de la campiña inglesa, preparada para ofrecerte una buena dosis de paz.

“No es solo el masaje lo que crea esta atmósfera, es todo el ambiente: la calidez, los muebles, los libros antiguos y el té”, explica Hannah Lammiman, diseñadora de tratamientos.

También explica que los spa de Lush no tienen nada que ver con los spas tradicionales: “No hay paredes blancas, zapatillas blancas y albornoces blancos. Es una sensación más parecida a la de ir a casa. Llegas aquí y te escapas un rato. Es escapismo, eso es justamente un spa de Lush”.

Y no es para menos porque cada mínimo detalle es un placer para los sentidos, desde que atraviesas el umbral de la puerta: el agua con sabor a frutas que ofrece un amable masajista durante la consulta; los sugerentes olores que desprenden los aceites esenciales; y las luces y la música, compuesta para complementar los tratamientos.
Aunque no lo pensemos con frecuencia, los sentidos tienen un gran poder sobre nosotros y los necesitamos para entender el mundo. Pero, ¿cómo es posible que un tratamiento spa sea capaz de estimular cada uno de nuestros sentidos?

Tacto

Cuando se habla de sentidos, el tacto es uno de los grandes olvidados, se considera el sentido funcional, es decir el que se usa para hacer actividades. Lo cierto es que el tacto tiene una función principal en la relaciones sociales y humanas, tanto es así que resulta clave en el desarrollo de niños y bebés.

"El tacto es de vital importancia. Para mi es como un pegamento social. Es nuestra mejor forma de mostrar confianza y es vital en todo tipo de contextos: entre padres e hijos, amantes, incluso entre compañeros de trabajo.
Lo que sabemos a ciencia cierta es que fomenta emociones de gratitud y compasión, además de reforzar el espíritu de equipo", detalla el neurobiólogo David Linden, autor de Tocar: la ciencia de la mano, el corazón y la mente.

La pregunta ahora es, ¿qué tiene esto que ver con los masajes? Las respuesta es sencilla: las hormonas. Esos sentimientos de confianza y seguridad que despierta el contacto físico, aunque solo sea unos segundos, se producen porque el cerebro libera oxitocina, también conocida como la hormona de la confianza. Se ha demostrado que el aumento de oxitocina hace que disminuya el cortisol, responsable del estrés. Esta cadena de reacciones hace que percibamos el entorno como seguro y eso es justo lo que pasa durante un masaje.  

Sonido

La música es una pieza clave en cualquier experiencia Lush spa y cada uno de los 11 tratamientos tiene una banda sonora especialmente creada para evocar ciertos recuerdos o emociones. Bien sea confianza, nostalgia, o un sonido que te haga apreciar la belleza de la naturaleza.

La doctora Liila Tarufii, experta en psicología y neurociencia de la música, explica cómo influye en nuestras emociones. , experta en psicología y neurociencia de la música, explica cómo influye en nuestras emociones.

“La música es uno de los medios más poderosas para evocar emociones y experiencias intensas. Desde emociones básicas que experimentamos a diario, como la felicidad o el miedo, hasta otras más complejas, como la trascendencia y el asombro”, describe Tarufii.

"La música evoca emociones a través de diferentes mecanismos psicológicos. Por ejemplo, el contagio emocional, en el que un oyente percibe el tono emocional de la música y lo interioriza. También a través de algo llamado imágenes visuales, donde la música evoca imágenes que tienen cualidades emocionales, como un paisaje natural que emana paz. Otro mecanismo es la memoria episódica, a través de la cual la música evoca un recuerdo de un evento particular en la vida del oyente. Y un último ejemplo es la expectativa musical en la que las expectativas del oyente de una pieza se confirman y, como resultado, se experimenta placer".

Además, se ha demostrado que la música reduce los niveles de estrés y Liila añade que algunos acordes específicos pueden desencadenar respuestas en el cerebro que regulan el ritmo cardíaco, la presión sanguínea, la temperatura corporal y la tensión muscular. Todo esto está relacionado con la relajación, haciendo que la combinación entre música y masaje se convierta en un dúo ganador.

Olor

Las personas están más acostumbradas a asociar el olfato con las emociones, todo gracias a la aromaterapia, una forma muy popular de estimular cuerpo y mente.

Pero ¿cómo actúa el sentido del olfato sobre el estrés?

El profesor Tim Jacob, neurofisiólogo de la Universidad de Cardiff, lo explica:

"El olfato influye de manera asombrosa en el estado de ánimo porque está vinculado a la memoria. Los efectos del olfato están condicionados por la asociación, por lo que si combinas una experiencia con un olor varias veces, ese olor adquiere la capacidad de evocar sentimientos y emociones en torno a esa experiencia".

Básicamente, esas emociones positivas que asocias con olores agradables, son el resultado de experiencias pasadas.

"La corteza cerebral es el centro primario del olfato y está justo al lado del hipocampo, el área relacionada con la memoria. Por eso, existen muchas interconexiones entre estas dos regiones y fluye mucha información entre ellas. También están conectadas al centro de las emociones (la amígdala). Esto crea la capacidad de almacenar información emocional asociada a los olores”, añade el neurofisiólogo.

Tim explica también que, “debido a estas conexiones”, el sentido del olfato puede cambiar completamente el estado emocional e incluso el fisiológico.

Y no es de extrañar, el olor puede transportarnos a otro tiempo y lugar. Algo que facilita este momento evocador es cerrar los ojos, pero ¿por qué cerramos los ojos para traer a la mente un recuerdo o simplemente para relajarnos?

Vista

Los tratamientos spa comienzan en una cocina campestre bien iluminada, sobra decir que la luz natural es una inyección de energía instantánea. Después, durante el tratamiento puede que acabes cerrando los ojos sin ni siquiera darte cuenta para sentir cómo el estrés se va alejando.  

Tim Jacob aclara que al cerrar los ojos el cerebro recibe mucha menos información visual, lo que permite alcanzar un estado de relajación.

Cuando cerramos los ojos y entramos en estado de reposo el cerebro pasa de forma inmediata a producir ondas alpha, en vez de beta”, describe Jacob.

“Las ondas alfa se producen en estado de calma. Si mides la actividad del cerebro y recoges ondas alfa, eso significa que el nivel de relajación va en aumento. Así, cuando cierras los ojos reduces la cantidad de información que llega hasta la corteza visual, ayudando a la relajación”, concluye.

Gusto

Todos y cada uno de los tratamientos de Lush incluyen el sentido del gusto. Ya sea a través de un té especial, de unas galletas concretas o de un riquísimo cóctel. Esa es la experiencia sensorial final que completa el viaje.
El gusto es el sentido más asociado al placer y puede que el instinto de supervivencia tenga mucho que ver. Nos gusta la comida sabrosa porque es la manera en la que nuestro cuerpo nos invita a volver a comer. Es la misma razón por la que los carbohidratos nos resultan tan irresistibles, porque nuestro cuerpo sabe que están relacionados con la supervivencia.

Puede que, a primera vista, no relacionemos el sentido del gusto con la relajación. Pero, ¿por qué el cuerpo nos pide chocolate cuando queremos relajarnos?

El psicólogo Neil Martin, autor de La neuropsicología del olfato y el gusto, explica esta asociación: "Me interesaba hacer un estudio para descubrir cómo influía el olor a comida en la actividad cerebral".

"Después de varios experimentos me di cuenta de que el olor a chocolate estaba relacionado con una reducción significativa de la actividad cerebral. Creo que esto se debe a que el chocolate fue calificado como el olor más agradable y más relajante de los que usé", añade."Después de varios experimentos me di cuenta de que el olor a chocolate estaba relacionado con una reducción significativa de la actividad cerebral. Creo que esto se debe a que el chocolate fue calificado como el olor más agradable y más relajante de los que usé", añade.

“En un estudio del comportamiento posterior, que hemos entregado para que lo publiquen, descubrimos que el olor a chocolate hizo que las personas se sintieran menos ansiosas, estresadas y fatigadas, además de aumentar su satisfacción con la vida”, continúa Neil.

Un placer para (todos y cada uno de) los sentidos

Los tratamientos Lush Spa están diseñados para satisfacer todas sus necesidades. Al ocuparse de todos los sentidos, ayuda a liberar estrés, reducir el ritmo y sentir los beneficios de la relajación.

Para ver exactamente cómo actúa un tratamiento spa en la mente y en el cuerpo, echa un vistazo a The Lush Spa Experiment, un vídeo innovador que ha convertido los datos corporales en un arte hipnótico.

Brain waves
Mill Image Touch
Comentarios (0)
0 Comentarios