DESTACADO

El nuevo tratamiento spa Karma, pura inspiración

Cuando conocimos a Channan Khan estábamos cerca de la ciudad de Jaisalmer, él nos presentó a los músicos Manganiyar. Fuimos con Khan en coche hasta el desierto de Rajasthani y llegamos a una ciudad bañada por el sol abrasador. Allí, nos sentamos bajo el único árbol que había en muchos kilómetros a la redonda y vimos llegar a los músicos con sus instrumentos. Algunos llegaron en bici y a pie y otros en camiones. Cada uno de ellos interpretó canciones tradicionales. Melodías culturales, sobre pérdidas, religión y, por supuestos, románticas.

Sheema Mukherjee y Simon Richmond.

 

Fue en el bullicioso corazón de India donde empezó a brotar la semilla que daría lugar a un nuevo tratamiento spa. Alimentada por los viajes de los músicos Sheema Mukherjee y Simon Richmond y regada con la música de los nómadas Manganiyar, los virtuosos cantantes bengalíes y los niños de colegio, esa semilla dio sus frutos.

“Lush invitó a los músicos Sheema Mukherjee y Simon Richmond a descubrir la India en un viaje para buscar inspiración. Allá donde iban trabajaban con distintos artistas y entre todas las personas que conocieron por el camino, encontraron gurús de los masajes y profesores. En su trayecto pudieron descubrir también muchos elementos de su cultura y estilo de vida. A partir de ese viaje quisimos dar forma a un tratamiento Lush Spa inspirado en las experiencias de todas esas personas que conocieron. Uno donde la gente se sintiera transformada nada más cruzar el umbral de la puerta”, explica Hannah Lammiman, creadora de tratamientos Lush Spa.

El Ayurveda, un antiguo sistema de medicina tradicional originado en la India, te enseña que la salud viene de crear armonía en tu interior y entre tú mismo y tu entorno. Estos principios están recogidos en antiguas escrituras Sánscritas de la India y aún se practican ampliamente allí. También los hemos integrado en el tratamiento Karma, que combina la experiencia de dos masajistas sincronizados con música de acompañamiento para transportar al cliente en un viaje desde el sofocante calor de la ciudad de Calcuta y las profundidades del desierto Rajasthani hasta las húmedas junglas de Kerala y las majestuosas montañas de Darjeeling.

"Usamos aceites calientes en el tratamiento", dice Hannah. "El estilo de vida ayurvédico nos dice que aceitar el cuerpo garantiza una buena salud y una vida larga, y te ayuda a liberarte de enfermedades, resfriados, estrés y tensiones." Nos inspiramos en esta práctica e hicimos que dos masajistas trabajasen en armonía, sincronizados, para estimular el flujo del cuerpo, también llamado "Prana" o fuerza vital. En la tradición ayurvédica, el Prana impregna el cuerpo y está especialmente concentrado en los centros de energía llamados chakras. Los practicantes creen que, cuando nos sentimos mal, es porque el flujo de esta energía vital está bloqueado o restringido y necesita reequilibrarse.

Lush_spa_tratamiento_karma_madrid_callao

Los masajistas del tratamiento karma combinan meditación, masajes y estimulación de los puntos marma (o puntos de presión) para redirigir el flujo de energía del cuerpo. Al comienzo del tratamiento un masajista lava los pies del cliente muy despacio, mientras el otro prepara una pinda especialmente creada con la fragancia de Karma, utilizando una presión firme en los chakras de la espalda. Mientras Sheema canta, la pinda ayuda a equilibrar y a armonizar el cuerpo. A continuación, los masajistas tocan cuencos tibetanos uno tras otro formando una pirámide alrededor del cliente, lo que ayuda a relajar el cuerpo y ordenar la mente.

“Cuando estamos hasta arriba en nuestro día a día vibramos a una frecuencia más alta y eso es, precisamente, lo que intentamos reducir para poder hacer las mismas tareas y el mismo trabajo a un ritmo más relajado y, sobre todo, habiendo reequilibrado el sentido de la calma. Tener la mente relajada nos da perspectiva y nos ayuda a funcionar de forma más eficiente y a ser conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor”, explica la creadora de Karma.

El uso de los puntos Marma surgió en India, dentro de las artes marciales y con el tiempo ha evolucionado hasta convertirse en un masaje holístico. En el tratamiento el uso de estos puntos es de vital importancia y los masajistas los trabajan en los pies. En un diario de viaje, Sheema describe su experiencia visitando a un gurú popular que le había recomendado un lugareño. El experto en masajes marma era, aparentemente, el mejor de toda la región y él se enfocaba en los pies para trabajar sobre el resto de cuerpo. El masaje marma se centra en 107 puntos estratégicos del cuerpo que funcionan como centros de energía.

Además de la técnica marma, otras prácticas tradicionales y modernas de masajes han influido en el tratamiento Karma. Un masaje Abhyanga perfectamente sincronizado (también conocido como masaje a cuatro manos) mejora los beneficios del tratamiento y la experiencia del cliente. El hecho de que dos masajistas trabajen juntos ayuda a activar el flujo del cuerpo y los aceites calientes facilitan la tarea de dirigir ese flujo. La importancia de la sincronización y la concentración de los masajistas es una parte clave de la propia experiencia de Sheema y Simon en Abhyanga (India).

“La mayoría del tiempo los masajistas hablaban entre ellos o se reían durante el masaje. Solo en una ocasión dos masajistas lo hicieron perfecto, con movimientos sincronizados, aplicando la misma presión. Además, el ambiente era cómodo y fue una experiencia realmente renovadora. Cuando todo sucede así, te pierdes en la danza de los masajistas, en la música y los aromas y todos tus sentidos se involucran”, recuerda Sheema.

Hannah quería asegurarse de que los masajistas que hacían el tratamiento de Lush Spa estuvieran en perfecta sincronía el uno con el otro. “Los masajistas actúan como si se mirasen a un espejo pero, en un momento determinado, uno de ellos trabaja sobre la cabeza y otro en los pies”, detalla Hannah.

Además de coordinar sus movimientos, los masajistas meditan con el cliente durante el tratamiento. “Antes de comenzar pedimos al cliente que visualice una luz blanca, que empieza en los pies, sube por las rodillas hasta llegar a la boca del estómago, donde se encuentra el centro de las emociones. En esta parte del cuerpo hacemos un masaje profundo para liberar el estrés que allí se acumula”, sigue explicando la masajista.

Para asegurar que los masajistas trabajasen en armonía, mejorando así la experiencia del cliente, Hannah buscó el consejo de una experta en la Técnica Alexander, una manera de utilizar el cuerpo de manera consciente. La profesora nos enseñó a CREAR UNA INTENCIÓN en la sala de masajes. Así, los dos masajistas pueden pensar lo mismo y hacer que el cliente lo sienta, creando un espacio en su mente y el cuerpo. He tenido clientes que me han dicho `lo he sentido´, incluso cuando no les habíamos dicho nada sobre eso”, añade.

El tratamiento culmina con la práctica Shirodhara, inspirada en el Ayurveda. Esta terapia consiste en verter agua de coco sobre el tercer ojo y por el pelo, para ayudar a que el cliente se sienta completamente en paz. El agua de coco es más densa que el agua normal, lo que ayuda a crear una corriente meditativa sobre la frente. La práctica Shirodhara es una terapia corporal única que tiene su origen en el antiguo sistema ayurvédico de medicina natural y que aporta grandes beneficios al sistema nervioso. Sus efectos calmantes se notan al momento y ayudan también a aclarar la mente. Así, cuando sales del tratamiento te sientes más concentrado y completamente relajado.

La mejora de la circulación y de la digestión, así como otros beneficios físicos, perduran después del tratamiento. “Vivimos en un mundo dominado por los móviles, los mensajes instantáneos y las redes sociales. Estamos siempre conectados. Nuestro objetivo es hacer que las personas se alejen por un rato de todo eso”, concluye Hannah.

El tratamiento Karma es exclusivo de Lush Spa Madrid y los Lush Spa del Reino Unido. Compra tu voucher en tienda o llamando al 91 532 76 67 y disfruta de buen Karma a partir del 23 de septiembre de 2017.

En este masaje de cuerpo entero, inspirado en las prácticas ayurvédicas de la India, dos masajistas trabajan en armonía durante 65 minutos. 

Comentarios (0)
0 Comentarios
Contenido relacionado (1)

Productos relacionados

1 artículo
Karma tratamiento spa en Madrid con masaje de cuerpo entero, inspirado en las prácticas ayurvédicas de la India, dos masajistas trabajan en armonía durante 65 minutos.
Para un momento para avanzar más deprisa
250,00 €
Tratamiento (voucher - envío SEUR)