DESTACADO

El arte del baño: hablamos con los inventores

No necesitas un lienzo en blanco para ser el nuevo Picasso, el arte puede tomar muchas formas y estilos distintos. Está el conceptual, el abstracto, el realista… pero seguro que hay uno del que todavía no has oído hablar: el de las bombas de baño, que se han convertido en la nueva vanguardia, una auténtica explosión de colores y olores en la bañera.

Las bombas de baño han recorrido un largo camino desde que Mo Constantine, cofundadora de Lush e inventora de productos, les diese forma por primera vez. Una diferencia de 30 años separa a la humilde Butterball, cargada de mantecas de cacao suavizantes, de The Experimenter, toda una muestra de creatividad.

Cuando Mo empezó a hacer bombas de baño en el cobertizo de su jardín no imaginó que llegarían a ser tan populares. A pesar de la evolución, los inventores siguen buscando la inspiración en los orígenes, tal y como explica la cofundadora: ”Nunca hemos utilizado empaquetados o conservantes. Los productos siempre son accesibles, asequibles y desnudos y, aunque fabriquemos millones, queremos que sigan siendo frescos y hechos a mano.

Las tiendas de Lush se basan también en los mismos principios, lo natural ocupa la parte principal del diseño. “Toda la tienda está basada en frutas y verduras, con estantes y cajas graduadas. La naturaleza de los productos atrae a la gente”, explica Mo.

Hoy en día, las bombas de baño no tienen embalajes y se pueden tocar, lo que permite examinar las estanterías, sentir la textura, respirar su fragancia y hasta verlas en acción con alguna demo, que añaden un toque teatral a toda la experiencia.

Las originales, las de la vieja escuela son un clásico, el equivalente a un fondo de armario. Siempre volvemos a las bombas de baño retro, como el que busca otra vez su jersey favorito de hace mucho tiempo, porque sabe que es cómodo y calentito. Y es que son productos basados en los beneficios, la innovación que aportan tiene que ver con el efecto sobre la piel y con los ingredientes naturales y aceites esenciales que contienen.

Las bombas de baño nacieron por el empeño de Mo en convertir un baño normal en una experiencia que, por supuesto, no fuese irritante para la piel delicada. “Quería meter en la bañera cosas que normalmente no encontrarías allí, como pétalos, mantecas, cáscaras y aceites esenciales; ingredientes geniales que son beneficiosos para la piel”, añade.

Además de cubrir la piel de mantecas y aceites, las bombas de baño crean ambientes únicos en el baño, a través de los colores y las fragancias.

Lavanda relajante, alegre nerolí, incienso térreo o rosa calmante… cada bomba de baño está cargada de exquisitos aceites esenciales, capaces de hacer maravillas en cuerpo y mente.

Veinte años después de que las bombas de baño lo cambiaran todo, Jack Constantine, inventor de productos y director de digital, se propuso reinventar el producto. Así es como nació una gama muy visual, y con ella el Bath Art.

“Creamos una nueva generación de bombas de baño. Cada vez que formulamos nuevos productos tenemos que beneficiarnos de ellos, pero también hacer que la hora del baño sea un poco más entretenida”, comenta Jack.

Big Blue bath bomb
The Experimenter bath bomb

Cada bomba de baño es como una pequeña instalación de arte, que dibuja formas únicas sobre la superficie del agua. Todas ellas son auténticos experimentos, que van más allá de los límites establecidos y siempre guardan algo para el final, una sorpresa como purpurina, caramelo carbonatado o flores. Además, poder fabricar bombas con varias capas distintas también ha supuesto un gran cambio, porque las bombas se deshacen en una vibrante y colorida capa de burbujas.

“Todo esto ha dado lugar a un proyecto de arte colaborativo a nivel global, que permite a los clientes unirse al reto de crear sus propias obras en la bañera, como si fuera un lienzo en blanco y las bombas de baño su pintura, y después fotografiarlas y compartirlas con el mundo”, explica Jack, refiriéndose al elemento artístico de la nueva generación de bombas de baño.

Esta nueva hornada de bombas de baño sigue teniendo los mismo efectos sobre la piel, pero con un valor añadido: crean un espectáculo único en la bañera, que permite parar durante un rato para disfrutar del momento.

Las bombas de baño no paran de evolucionar, por suerte, los inventores han decidido continuar con el mismo ritmo, aportando nuevas ideas y diviertiéndose. No hay forma de saber hasta donde te puede llevar la creatividad.

Las Jelly Bombs han irrumpido con fuerza en la escena del Bath Art, repletas de gelatinas hidratantes que convierten la hora del baño en pura diversión. Además de hacerlo todo mucho más entretenido, estas redondas maravillas cuentan entre sus ingredientes con un alga rica en minerales, llamada alginato de sodio, que acondiciona la piel para dejarla increíblemente suave. Esta gama es todo entretenimiento e innovación: desde Secret Arts, una cautivadora Jelly Bomb que se disuelve formando una capa de gelatina negra, hasta The Big Sleep, llena de aceite calmante de lavanda.

La innovación está servida con los nuevos productos exclusivos de #LushLabs, entre los que hay una burbuja de baño reutilizable para hacer pompas, brochas para pintar la espuma de la bañera y spinners para que la diversión no tenga fin.  

“Hay algunos experimentos, ideas y colaboraciones que llevan a la frustración, el drama o el éxito. La culminación de los procesos de creación es poner los productos al alcance de todos para que los disfruten, los juzguen y vean si les convencen”, continúa Jack.

Descubre Lush Moods, el último lanzamiento de #LushLabs para el verano 2018. Mark Constantine ha dado forma a estos productos inspirados en la aromaterapia y cargados de innovación. Estos nuevos lanzamientos tienen un claro propósito: cambiar el estado de ánimo. El spinner Spinning Plates, ayuda a olvidar todo por un rato; la bomba de ducha Not Sleepy es una explosión cítrica que aleja las preocupaciones; la bomba de baño The Umbrella Tree está inspirada en el arte japonés del shinrin-yoku, que significa literalmente “absorber la atmósfera del bosque”. Todos estos productos (y algunos más) van a convertir la hora del baño en una experiencia transformativa.

"Estos nuevos productos no son medicinas, pero tienen que ver con transformar el ánimo", explica Mark, que además añade: "Hay algo que se llama terapia breve estratégica por la que alguien llega con un determinado estado de ánimo y se va con otro distinto. Esa es la idea que hay detrás de todo esto. Entras en el baño sintiéndote de una determinada manera y sales sintiéndote distinto. Son productos de un solo uso, son dosis". La perfumista Emma Dick está de acuerdo y lo explica hablando de la bomba de baño Little Bottle of Calm: "Es como añadir unas gotas de aceites esenciales en la bañera, pero sin la botella". Así que hablamos de productos desnudos capaces de transformar el ánimo, ¿alguien da más?

¿Eres un intrépido bañista? O ¿eres más de relajarte a la luz de las velas? En ambos casos hay una bomba para ti. Bueno, una y muchas. Echa un ojo a la gama, escoge tu(s) favorita(s) y sumérgete en la bañera.

 

Comentarios (0)
0 Comentarios
Contenido relacionado (4)

Productos relacionados

4 artículos
Bomba de baño
Deja que tu bañera florezca
4,95 €
200g
Metamorphosis bath bomb
Bomba de baño
Sé el cambio
5,95 €
200g
secret arts jelly bomb
Jelly Bomb
Un baño cautivador
6,95 €
180g
fidget_spinner_bubble_bar
Burbuja de baño reutilizable
Dale un giro a tu bañera
6,95 €
110g