DESTACADO

Defiéndete del sol

Solo hay que tomar unas sencillas medidas de precaución para disfrutar del sol y mantener una piel sana y radiante.

Los protectores solares son imprescindibles para resguardar la piel mientras disfrutamos del sol. Cada piel es diferente y aquellas más pálidas son las más sensibles. Por eso, hay que recordar que las cremas solares nunca ofrecen una pantalla total frente a los rayos UVA y UVB. Las radiaciones UV pueden ser muy dañinas y en muchas ocasiones sus efectos no se notan de inmediato. Cuando suben las temperaturas y el sol brilla con fuerza, ten en cuenta estas tres línea de defensa.

Primera línea de defensa:

Pregúntate si es conveniente estar al sol a una hora determinada del día, ¿no sería mejor estar sentado bajo la sombra de un árbol? Una buena opción a mediodía es dormir la siesta para evitar las horas en las que el sol brilla con más fuerza. Disfrutar del sol de forma saludable es posible, siempre que tengas en cuenta sus riesgos y que evites exposiciones largas.

Segunda línea de defensa:

¡Tápate! Si sabes que vas a estar al sol, ponte un gorro y una camiseta para proteger tu piel. En caso de que vayas al mar, recuerda que tu piel también recibe los rayos UVA debajo del agua y que puede, incluso, intensificar su efecto. Durante las horas centrales del día, lo mejor es que te resguardes debajo de la sombrilla o te sientes a la sombra.

Tercera línea de defensa:

Los protectores solares. Si vas a exponer tu piel a la luz directa del sol, utiliza productos con pantalla solar. Para mantener un nivel de protección óptimo renueva la aplicación del producto cada dos horas. Por la forma en que funcionan los protectores solares –reflejando y dispersando los dañinos rayos UVA y UVB- pierden efectividad con el paso del tiempo. La cantidad recomendada es 2 mg por cm2 de piel, ¡no te quedes corto!

Sun Care

Comentarios (0)
0 Comentarios
Contenido relacionado (0)

Productos relacionados

0 artículos